NeoFronteras

Espejo o vidrio transparente a voluntad

Área: Tecnología — viernes, 2 de febrero de 2007

Foto
El prototipo refleja o se torna transparente a voluntad. Foto: AIST.

Un grupo japonés del National Institute of Advance Industrial Science and Technology y del AIST ha desarrollado una película delgada que convierte un vidrio en un espejo dinámico, haciendo que pase de estado transparente a reflector a voluntad.
En trabajos previos se centraron en el uso de películas basadas en una aleación de níquel-magnesio que tenía la misma función, pero que exhibía un tono amarillento en estado transparente que no le hacía apto para su uso en ventanas o automóviles.
El nuevo producto está hecho de una aleación de titanio y magnesio. Además han podido demostrar que se puede depositar en capas delgadas sobre planchas de vidrio de 60×70 cm.
El espejo dinámico consiste en dos capas de vidrio que encierran una cavidad recubierta en su interior con la aleación. La cavidad se rellena con un gas consistente en hidrógeno al 1% o bien oxigeno al 20%.
La idea detrás de este concepto es el ahorro de energía que supone cambiar el grado de transparencia de las ventanas para permitir dar más o menos paso a la luz del sol. En invierno se permitiría el máximo y en verano el mínimo.
Existen desde hace tiempo los vidrios electrocrómicos, que se vuelven oscuros a voluntad. Su grado de transmisión de la luz cambia al variar el voltaje aplicado. Sin embargo, pasado un tiempo la energía cedida al vidrio en su estado oscuro tarde o temprano eleva la temperatura del mismo y éste comienza a emitir radiación infrarroja que obliga al uso del aire acondicionado.
Para superar este problema se pensó en un sistema que reflejara la luz del sol en lugar de bloquearla, y de este modo la luz reflejada necesariamente no contribuiría de ninguna manera.
En 1996 se desarrolló en Holanda un dispositivo de este tipo basado en itrio, lantano y paladio; pero al ser estos elementos muy caros sus aplicaciones comerciales eran reducidas.
Más tarde en el Lawrence Berkeley National Laboratory (EEUU) desarrollaron un espejo dinámico basado en una aleación de níquel-magnesio que era barata y que daba alta transparencia.
En 2002 el grupo japonés se puso a trabajar en este material, pero descubrió que en el estado transparente el espejo dinámico no tenía un color neutro, problema que solucionaron más tarde con la aleación de magnesio-titanio que ahora presentan.
Sobre el vidrio depositan una capa de 40nm de esta aleación y encima otra de 4 nm de paladio. Esta capa es reflectora, pero se torna transparente cuando se expone a una atmósfera que contiene hidrógeno pero no oxígeno. Vuelve al estado reflector cuando se expone a una atmósfera que contiene oxígeno pero no hidrógeno.
Creando un sándwich con dos vidrios recubiertos se puede crear una cavidad que se puede rellenar o bien con un gas con un contenido de un 20% de oxígeno o con uno que contiene hidrógeno al 1%. Tanto el oxígeno como el hidrógeno se pueden obtener fácilmente de la descomposición del agua.
El prototipo final de 60x70cm funciona adecuadamente y representa el primer prototipo a tamaño realista de un espejo dinámico de este tipo.

Fuente: AIST

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

6 Comentarios

  1. David:

    “La cavidad se rellena con un gas consistente en hidrógeno al 1% o bien oxigeno al 20%.”
    ¿Y del ochenta al noventa y nueve por ciento restante?

  2. NeoFronteras:

    Se supone que un gas inerte o similar, aunque en la nota de prensa no lo aclaran como puede ver.

  3. Julio Cesar:

    Supongo que esta aleación se convierte en espejo de la misma manera que los vidrios electrocrómicos, ¿es así?

  4. NeoFronteras:

    Lamentablemente este sistema es más complicado que el caso de las gafas, por lo que su posible utilización comercial va a ser dificil.

  5. m i k:

    Me remito a la pregunta de Julio Cesar:
    ¿Funcionan igual que los electrocrómicos?
    Desconozco a qué gafas os referís, pero supongo que, más que electrocrómicas, serán fotocrómicas.
    Aquellos vidrios electrocrómicos (o también llamados vidrios de control activo, pues permite un control mucho más directo que los fotocrómicos o termocrómicos) funcionan a partir de una corriente eléctrica. Aplicas una diferencia de potencial a través del material y éste se vuelve opaco, transparente, o cambia de color; mediante, o bien la ordenación y alineación de partículas, o bien a causa de una reacción redox (la cual nunca permite una perfecta opacidad).
    Así, ¿cómo funcionan estas aleaciones? Creo que existen electrocrómicos que permiten regular su reflectancia; así que, en la práctica, supongo, serían iguales que éstos.

  6. adriana:

    Pues no me gusto para nada.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.