NeoFronteras

Diamantes antiguos datan origen de la corteza terrestre

Área: Geología — Lunes, 27 de Agosto de 2007

Foto
Diamante en interior de circón. Foto: Thorsten Geisler Wierwille.

Encuentran diamantes tan antiguos que desafían la creencia acerca del tiempo que la Tierra tardó en tener una corteza estable. Si estos datos se confirman la evolución de la Tierra primitiva podría haber sido mucho más rápida y la posibilidad de que surgiera vida se habría dado mucho antes.
La Tierra tiene unos 4500 millones de años. Se ha especulado que al principio, durante los primeros 500 millones de años, periodo denominado Hádico, este planeta sería una bola de roca fundida bombardeada por meteoritos, es decir, un lugar hostil e inestable.
Sin embargo, ahora Martina Menneken de la Universidad Westfälische Wilhelms (Alemania) propone un cambio en esta teoría. Ha descubierto junto a sus colaboradores en 45 muestras de rocas procedentes del cinturón metasedimentario de Jack Hills en Australia unos cristales de circón (silicato de circonio) en cuyo interior hay diamantes. La datación preliminar de estas muestras sugiere que la superficie de la Tierra se estabilizó mucho antes.
Para la caracterización de estas muestras esta investigadora ha utilizado espectroscopia Raman. El mayor diamante que ha encontrado mide unas 60 micras (no adecuado para crear una joya), pero otros son tan pequeños como 7 micras.
La cubierta de circón que recubre estos diamantes puede datarse mediante el decaimiento de uranio, dando una edad de 4250 millones de años. Es decir unos 250 millones años después de que la Tierra se formara. Esto retrotrae la formación de la corteza terrestre en unos 250 millones de años.
El análisis cristalográfico e isotópico sugiere que estos circones se formaron en una corteza antigua que se formó a partir de magmas de granito enfriados. Además los diamantes sólo se pueden formar bajo una presión tremenda de 45000 bares que sólo se encuentra a más de 100 km de profundidad a partir de grafito.
Los expertos están tratando de averiguar la historia de estos cristales de circón, y para ello buscan otros minerales que ayuden en la tarea. Aunque estos cristales se podrían formar gracias a un impacto meteorítico, no saben cómo podrían ser los detalles de su formación. de momento la mayoría se inclina por una explicación más tradicional basada en una tectónica de placas primitiva que renovara la corteza terrestre.
El tema es de todos modos controvertido. La clave de todo esto reside en saber si se formó primero el circón y los diamantes crecieron en el interior, o si los diamantes se formaron con anterioridad y el circón creció a su alrededor. Este punto está todavía sin aclarar y por eso todavía no se puede afirmar con seguridad que la corteza terrestre sea tan antigua.
Menneken sugiere que probablemente la Tierra primitiva era un lugar más frío, sereno y habitable de lo pensado con anterioridad, aunque admite que se necesita más pruebas para afirmarlo con rotundidad. Espera realizar análisis de los isótopos de carbono y nitrógeno de las muestras para determinar durante cuánto tiempo los cristales experimentaron presiones y temperaturas extremas.
Si el nitrógeno estuviera presente como átomos simples significaría que los diamantes se formaron rápidamente a bajas temperaturas relativas y serían más jóvenes. Si el nitrógeno está en forma molecular indicaría que se formaron durante un periodo de tiempo mucho más largo y esto sería compatible con esta hipótesis de una corteza terrestre muy antigua.
Si al final los circones crecieron alrededor de los diamantes hace 4200 millones de años significaría que la corteza terrestre de la época era gruesa y relativamente estable en esa época formando placas continentales, y que por tanto la Tierra primitiva estaba lo suficientemente fría para otras funciones como la de albergar unas condiciones más compatibles con el origen de la vida.
Nada fascina más al ser humano que saber el pasado, en este caso un pasado remoto de cuando la Tierra en la que habitamos ahora empezó a estabilizarse. No sabemos si alguien en aquella época podría haber predicho en lo que se convertiría mucho tiempo después la Tierra: una maravillosa esfera azul que vaga, cual nave espacial, por el espacio cargada de vida.

Referencia: Menneken et al. Nature 448, 917-921 (2007)

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

Comentarios

Sin comentarios aún.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.