NeoFronteras

Decisiones cerebrales predecibles

Área: Neurología — lunes, 12 de mayo de 2008

Según unos investigadores del Instituto Max Planck y de otras instituciones alemanas se puede predecir qué decisión va a tomar un individuo hasta siete segundos antes de que dicho individuo tome esa decisión conscientemente.

Foto

Entre las áreas punteras de la ciencia, es la Neurología moderna la que más afecta a nuestra percepción de la esencia de lo que es un ser humano. ¿Están preinstalados en nuestros cerebros la justicia u otros conceptos morales? ¿Qué parte de nosotros es racional y qué parte sentimental? ¿Somos maquinas deterministas sin libre albedrío? Poco a poco, y gracias a la moderna tecnología y al método científico, hemos empezado a resolver las incógnitas que han estado debatiendo los filósofos durante siglos.
El resultado que ahora nos ocupa es tan sorprendente, fascinante y extraordinario que es difícil resistirse a su difusión pese a haberse publicado hace ya unas pocas semanas.
En este estudio unos investigadores, dirigidos por John-Dylan Haynes, usaron un escáner cerebral y un sofisticado programa informático para saber qué pasa en el cerebro humano justo antes de que una decisión sea tomada conscientemente.
Muchos procesos de nuestro cerebro ocurren automáticamente para no sobrecargar la parte consciente con tareas rutinarias. Sin embargo, asumimos que cuando se tiene que decidir algo todo el proceso es realizado conscientemente. Este nuevo resultado cuestiona precisamente esta asunción. Parece ser que lo que realmente ocurre es que la decisión es desarrollada a lo largo de mucho tiempo y construida lentamente en el cerebro en una cascada de procesos cerebrales inconscientes que lideran la toma de decisiones hasta que se toma conscientemente la decisión final.
Los participantes en el estudio eran libres de elegir si querían apretar un botón situado a su derecha o un botón situado a su izquierda. Aunque eran libres de tomar esa decisión tenían que recordar en qué momento sintieron que habían decidido apretar uno de los dos botones. El objetivo del experimento era saber qué pasaba en el cerebro en el periodo de tiempo anterior al momento en el cual la persona sentía que había tomado una decisión en concreto.
Los investigadores encontraron que era posible predecir, a partir de la actividad cerebral, qué opción iban a elegir los participantes hasta siete segundos antes de que esa decisión fuera consciente en sus mentes.
Normalmente los científicos del campo estudian qué pasa cuando se toma una decisión pero no qué pasa segundos antes. El hecho de que las decisiones se puedan predecir con tanta anticipación es un resultado realmente asombroso.
Este resultado puede recordar a la película “Minority Report”, pero en este caso no se trata sólo de saber las intenciones de un individuo que ha decidido ya cometer un crimen, sino predecir las intenciones de un individuo incluso cuando ni él mismo sabe qué decisión va a tomar.
La predicción de estas decisiones libres fue posible gracias a un sofisticado programa informático que puede ser entrenado para reconocer patrones típicos en la actividad cerebral (proporcionados por un sistema de resonancia magnética nuclear funcional) que precedan a elecciones entre dos opciones. La actividad de micropatrones en el córtex frontopolar fue predicha incluso antes de que los propios participantes supieran conscientemente qué opción iban a elegir.

Foto
Las regiones cerebrales (en verde) en las cuales las decisiones de los participantes pueden ser predichas antes de ser tomadas. Arriba se muestra un patrón de actividad cerebral en 3D de una región informativa del cerebro. Se puede entrenar un programa de ordenador para que reconozcan cuál de estos micropatrones se da justo antes de que se decida apretar un botón u otro. Foto: John-Dylan Haynes.

De momento la resolución del sistema no permite ver la oscilación entre las diferentes alternativas que debe de darse en el cerebro. Para ello se necesitaría un escáner más potente, ya que la actividad de la región del cerebro en la que se procesa esto es difícil de visualizar debido a que tiene bastante ruido por razones biofísicas. Se sabe que, en teoría, se podría extraer más información de la actividad neuronal a una escala menor.
Una vez que la decisión consciente es tomada se ponen en acción otras regiones cerebrales, incluidas las motoras, y esto también se puede ver en el escáner (resultado estándar obtenido en muchos otros experimentos previos disponibles en la bibliografía científica). Digamos que los voluntarios no podían fingir estar tomando una decisión cuando ya la habían tomado y esperar a apretar el botón correspondiente.
Obviamente las predicciones no fueron perfectas, pero están por encima del 50% esperado de un resultado al azar. El estudio sugiere que la decisión es preparada inconscientemente de manera previa, pero que la decisión final puede ser todavía reversible.
Hace más de 20 años el científico norteamericano Benjamin Libet descubrió que una determina señal cerebral se daba una fracción de segundo antes de tomar una decisión consciente. Los experimentos de este investigador fueron controvertidos y dieron lugar a un fuerte debate. Muchos científicos argumentaban que si nuestras decisiones fueran preparadas inconscientemente en el cerebro, entonces nuestro sentimiento de “libre albedrío” sería una ilusión. Bajo esta perspectiva es el cerebro el que toma las decisiones y no la mente consciente de la persona. Los experimentos de Libet eran particularmente controvertidos porque encontraron un retraso entre la actividad cerebral y la decisión consciente.
En Filosofía se ha debatido mucho sobre si existe o no el libre albedrío. Según algunos seríamos poco más o menos que máquinas deterministas. Una especie de “máquinas” o “zombis”. Según Haynes los seres humanos somos un 80% “zombis” y el 20% restante sería la punta del iceberg alcanzando nuestra parte consciente. La parte inconsciente, ese 80%, se encargaría de procesar en detalle las cosas para así no sobrecargar la parte consciente.
Según otros experimentos se puede ver que, en situaciones confusas, cuando tenemos que decidir entre ciertas opciones es mejor fiarse de la intuición o del “sexto sentido” que tomar una decisión racional. De nuevo sería la parte inconsciente del cerebro la que habría preprocesado un montón información para ayudar a la toma de decisiones. Luego ese sentimiento de intuición no sería arbitrario.
Por tanto, la mente consciente construiría las decisiones a partir de la información aportada por nuestra parte inconsciente que haría las veces de “secretaria”, seleccionando y procesando previamente la información disponible.
En este caso se ha demostrado que la actividad cerebral puede predecir una decisión hasta 7 segundos antes de que la persona tome la decisión conscientemente. Sin embargo, no se descarta la existencia del libre albedrío. Las decisiones son preparadas inconscientemente mucho tiempo antes de lo que se había pensado, pero los investigadores no saben dónde o cómo se toma la decisión final. Según ellos se necesita investigar si una decisión inconsciente ya preparada por estas regiones cerebrales puede ser reversible. Las predicciones hechas hasta ahora lo son con un porcentaje de aciertos bajo y los investigadores implicados quieren averiguar en sus próximos estudios si se puede mejorar este margen. Si lo aumentaran mucho, hasta llegar al 100% de los casos, se podría descartar el libre albedrío en este tipo de toma de decisiones.
Pero apretar un botón u otro puede carecer de interés para el individuo estudiado, importándole más bien poco o nada la decisión tomada, por eso también quieren investigar cómo es la toma de decisiones cuando tienen un interés en el asunto, como por ejemplo qué auto comprar de entre los que ofrece el mercado.
¿Decidió usted leer este artículo hasta el final? Puede que sólo fuera su parte inconsciente la que le obligó.

Fuentes y referencias:
Max-Planck-Gesellschaft
Artículo original (resumen).
Unbewusste Entscheidungen im Gehirn.
Entrevista a John-Dylan Haynes (Podcast en inglés).
Foto: Minority Report.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

6 Comentarios

  1. Petrus:

    Si las siniestras expectativas se cumplen, dentro de unos años, en la puerta del juzgado aparecerán anuncios como éste: A las 12.30 h. y en primera instancia, juicio de faltas contra el cerebro actual del ciudadano llamado D. Pedro Pi y Pi.
    Y surrealistas sentencias como:
    Por la presente se le condena a la extirpación de 3 cm3 de su lóbulo parietal derecho… y al pago de 10000 neuronas de su córtex para transfusión a su víctima.
    Espero, no obstante, seguir contando con esa inefable sensación de que escribo porque quiero y que en cualquier momento puedo dejar de hacerlo, si no se ha producido ya, en mi cerebro, la mágica señal que anuncia que dentro de siete ( ni uno más ni uno menos) dejaré de hacerlo voluntad.

  2. Alejandro Sánchez:

    En psicología ya hace tiempo se sabía algo de esto, a través de los condicionantes familiares, socioeconómicos y culturales. En base a la educación y el entorno cultural se puede saber qué decisiones tomará un ser humano. Actualmente se están desarrollando sistemas para que el ser humano sea más consciente de sus procesos mentales automáticos, hay técnicas milenarias al respecto. Con respecto a leer todo el artículo, obviamente que el que quiera estar informado lo leerá completamente; la cultura, la formación emocional y académica, además de la posición socioeconómica, son de hecho condicionantes de las decisiones de un individuo. En las investigaciones policiales se usa lo que se llama “perfiles psicosociales” por lo que se sabe genéricamente y probabilísticamente qué clase de individuo es capaz de realizar un determinado crimen. Si este estudio, más los mencionados, son capaces o no de indicar un determinismo conductual, es algo más propio de la filosofía.

  3. NeoFronteras:

    Aparte de las bromas solamente aclarar unos puntos:
    Lo de “Minority Report” es sólo una metáfora que aparece en la entrevista.
    La última pregunta aparecida en el texto es obviamente retórica.
    Los siete segundos del experimento son “hasta siete segundos”. Es decir, a veces era menos, pero nunca más. No se trata de predecir el futuro lejano.
    Tampoco es una predicción basada sobre los gustos o los condicionantes socioculturales, porque a priori no hay predilección entre los dos botones, que son igualmente elegibles. Si a alguien le ofrecen un millón de euros es seguro que en un 99,99% de las ocasiones se lo quedará.
    En todo caso se agradece que haya lectores que hayan decido leerlo.

  4. Atanasio:

    Creo que no se ha entendido bien el sentido del artículo. Como aclara Neofronteras, no se trata de predecir conductas con base en tendencias, pulsiones o patrones preexistentes, sino de anticipar acciones totalmente contingentes desde el punto de vista psicológico (mover uno cualquiera de dos botones). Un argumento tradicional sobre el libre albedrío (“soy libre o no de mover mi dedo en el próximo segundo”) quedaría invalidado. Así que, después de todo, realmente sólo seríamos máquinas. Realmente las implicaciones filosóficas son impresionantes. Yo sigo incrédulo. Más bien esperaría otro artículo en el próximo futuro corrigiendo éste… ¿Siete segundos? Ni en los sueños más optimistas del mecanicista más radical esto se hubiera creído posible. Realmente esperaría más bien un error lógico en el diseño experimental. Pero si se confirman estos hechos… vaya, que sorpresa. Gracias.

  5. Germán Santamaría:

    Me parece muy lógico que digan que se puede predecir la decisión de la parte inconsciente del cerebro, pero ¿que hay de la parte consciente? ¿También es predecible?
    Debe haber algún factor que lleve a la parte consciente a tomar su decisión y no simplemente funcionar libremente, así se pudiera predecir a la perfección la parte inconsciente todavía hay que saber qué es lo que determina la parte consciente para declarar que somos maquinas, lo cual veo como la salida mas lógica.

  6. tomás:

    Pues, Petrus, estás determinado sin remedio a sentir esa “inefable sensación” de escribir porque quieres.
    Considera: Esa sensación ¿la has escogido o te llega sin ser llamada? Si es lo último ya ves que no depende de tu voluntad. Sueña el rey que es rey y vive…
    Un saludo cordial.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.