NeoFronteras

Terremotos inducidos por otros terremotos

Área: Geología — Jueves, 1 de Octubre de 2009

Los grandes terremotos pueden debilitar zonas de fallas tectónicas alejadas de tal modo que meses más tarde se produzcan a su vez terremotos en esos lugares.

Foto
Vista aérea de parte de la falla de San Andrés. Foto: Wikimedia.

Un grupo de sismólogos norteamericanos han encontrado pruebas de que el terremoto que provocó el tsunami de Sumatra que cruzó el Índico en 2004 afectó a la famosa falla de San Andrés en California.
El estudio, que aparece publicado esta semana en la revista Nature, sugiere que los grandes terremotos que se producen en la corteza terrestre debilitan las zonas de fallas a lo largo de todo el mundo y disparan periodos en los que aumenta la actividad sísmica globalmente.
Un número inusualmente alto de terremotos de magnitud 8 se dieron a lo largo de todo el mundo entre 2005 y 2005 y esto hizo pensar a los expertos que quizás estaban relacionados con el terremoto de Sumatra del 26 de diciembre de 2004. Sin embargo, según Fenglin Niu, de Rice University, ésta es la primera prueba directa de que efectivamente un terremoto puede cambiar la resistencia de una falla remota.
Lo que sí se sabía es que había un cierto efecto dominó en los terremotos de tal modo que un terremoto ocurrido en un sitio debilitaba la falla de otro lugar y allí se producía otro terremoto al poco tiempo. Así por ejemplo, un terremoto de magnitud 7,9 ocurrido en Alaska en 2002 provocó pequeños terremotos en Wyoming y California al cabo de unas pocas horas. Presumiblemente las vibraciones del primero dispararon o indujeron los segundos indirectamente.
Lo nuevo del nuevo estudio es que estos terremotos inducidos se pueden demorar incluso meses o años en el tiempo.
En el ejemplo en el que se centra el estudio es el terremoto del Sumatra de 2004 fue de magnitud 9. Se dio en el fondo oceánico siendo, el segundo terremoto más intenso jamás registrado por sismógrafos. Este terremoto provocó una ola gigante que arrasó los países limítrofes llevándose por delante a 230.000 personas.
En el estudio Niu, Robert Nadeau (University of California en Berkeley) Taka’aki Taira y Paul Silver (ambos de Carnegie Institution of Science en Washington) han examinado más de 20 años de registros sísmicos realizados en Parkfield (California), ciudad asentada sobre la falla de San Andrés, fijándose en muchos microseismos que se dieron en la misma localización. A partir de estos datos pudieron calcular la resistencia de la falla (es decir, el nivel de fuerza de cizalladura necesario para que la falla deslice) entre 1987 y 2008.
Encontraron que la resistencia de la falla cambió notablemente tres veces durante este periodo de 20 años. La primera vez en 1992 cuando se produjo el terremoto Landers de magnitud 7 al norte de Palm Springs. Esto debilitó la falla cerca de Parkfiled, provocando una serie de terremotos de magnitud 4 más tarde.
El segundo cambio en la resistencia se dio en conjunción con un terremoto de magnitud 6 en Parkfield en septiembre de 2004, dándose otro cambio un poco más tarde ese año que no puede ser explicado solamente por el terremoto local anterior. Eventualmente, éste estaría relacionado con el terremoto de Sumatra de ese año.
La influencia de largo alcance del terremoto de Sumatra de 2004 en esta parte de la falla de San Andrés, situada a miles de kilómetros, sugiere que los terremotos pueden afectar otras fallas en otros lugares haciendo que éstas se debiliten y provoquen a su vez otros terremotos al cabo del tiempo.
Adicionalmentente los investigadores han estudiado el fenómeno de dispersión sísmica en el que las ondas sísmicas se reflejan en múltiples direcciones. Esto se debería, según este equipo de investigadores, a que el movimiento estaría asociado a la presencia agua subterránea profunda en la falla, que esencialmente lubricaría la misma, haciéndola más débil y más susceptible a moverse a lo largo de donde está agua
Todavía no se sabe exactamente cómo sucede este fenómeno del debilitamiento de la falla inducido por otros terremotos y será necesario hacer más investigación sobre el tema. Por desgracia, la predicción de terremotos está todavía lejos.

Fuentes y referencias:
Rice University.
Artículo original.
Noticia en Nature.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

5 Comentarios

  1. Jorge Saffores:

    Integrantes de las sociedades afectadas o potencialmente sensibles, le temen a la propagación de estos fenómenos hacia otras zonas inestables del planeta. Los sismólogos se apresuran a negar toda vinculación, aduciendo la independencia de los sistemas activos.
    A pesar de estas afirmaciones debemos recordar que La Tierra es, es todas sus estructuras, un conjunto de gran elasticidad, resultando aventurado asegurar que un papirotazo certero no repercuta en su trasero.

  2. tomás:

    Estimado Jorge:
    Hay científicos incongruentes.
    Un saludo.

  3. NeoFronteras:

    La malo que en este tema es que hay que ser muy cautos, tanto científicos como aquellos que difunden sus resultados. Es la famosa “alarma social”. Un caso lo tenemos con la gripe A. Al final da la impresión de que gobierno y periodistas te están engañando en algún grado, aunque no sea así, ¿o sí?

  4. tomás:

    Pienso que sí, que es una alarma artificial que engorda los bolsillos de algunos laboratoriaos conocedores de las aprensiones y miedos de este primer mundo donde van a vender bien la vacuna. No les veo tan preocupados por erradicar males mucho mayores en los países que no pueden ni soñar en pagar.
    Pero esto no es más que una opinión. Si muero de la gripe A, espero me recordeis que estaba equivocado.
    Un abrazo.

  5. RicardM:

    Apreciado Tomás, abundando en el off-topic de la gripe A y sin querer parafrasear algún que otro e-mail que corre por ahí, diré que para mí se ha confundido interesadamente una “alerta” justa y necesaria emitida por las autoridades sanitarias con una “alarma” innecesaria y desmesurada, propagada por pseudo-periodistas escasos de formación científica. Y mientras se dicen estupideces sobre la gripe A y se enumeran fallecidos, se resta espacio en los medios de comunicación para hablar de la crisis financiera, de sus víctimas y de sus responsables (entre otras cosas). De pena.

    Saludos cordiales.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.