NeoFronteras

Los orangutanes tienen inventiva

Área: Etología — jueves, 5 de julio de 2007

Foto

Unos orangutanes encuentran una idea original para resolver un problema dado demostrando que tienen capacidad para el pensamiento abstracto.
Mucho se ha dicho sobre las (aunque limitadas) capacidades intelectuales de los simios. Algunos resultados han sido publicados en esta web recientemente. Resultados sobre su supuesto altruismo o su capacidad de aprender de sus congéneres que nos hacen sospechar que la distancia entre ellos y nosotros no es tan grande.
Hasta ahora se creía que los simios (chimpancés, gorilas, orangutanes, etc.) eran, como máximo, capaces de aprender ciertas técnicas sencillas de sus semejantes como aprender a abrir nueces usando piedras, pero que no les era posible inventarse técnicas nuevas de manera sencilla. Esto ha quedado desmentido recientemente con un bonito experimento.
Natacha Mendes del Instituto Max Plank de antropología evolucionista de Leipzip sometió a unos orangutanes a una supuesta prueba difícil.
La prueba se basaba en un estrecho tubo transparente dentro del cual se había dispuesto un poco de agua sobre cuya su superficie flotaba un cacahuete que era visible para los animales. La prueba consistía, naturalmente, en extraer el cacahuete de dentro del tubo. Al ser el tubo largo, estrecho y estando fijo, a los orangutanes les era imposible extraer el jugoso cacahuete del interior de manera directa. ¿Cómo extraería usted el cacahuete sin ningún instrumento? Píenselo un rato antes de seguir leyendo.
Los orangutanes encontraron fácilmente una solución. Estos simios, que nunca antes se habían enfrentado a un problema similar ni habían sido entrenados, se llenaron la boca con el agua que tenían a su disposición y la escupieron por el tubo hasta que el cacahuete, flotando, flotando, llegó al borde donde lo podían agarrar y finalmente comer.
Los cinco orangutanes del zoo de Leipzig a los que se sometió a esta prueba no conocían previamente su solución y nunca habían visto a otro miembro de su especie, o a un humano, salir de un aprieto similar. Además, para ellos el agua no era un instrumento, sino un líquido para calmar la sed. En otras palabras: la dificultad del experimento estriba en que el animal debía de “pensar” el problema.
El resultado de este experimento evidencia que estos animales son capaces de enfrentarse a un problema y resolverlo con una solución imaginativa no aprendida previamente. Tendrían, además, cierta capacidad de pensamiento abstracto. Debían de tener una imagen mental del agua para poder resolver el problema.
Asimismo la prueba era difícil porque el agua estaba dentro de una botella de agua similar a las que se usan con algunas mascotas que se encontraba a cierta distancia del tubo con el cacahuete.
Una vez desarrollaron la técnica les costaba cada vez menos tiempo obtener el cacahuete del tubo. El tiempo que, en promedio, emplearon al principio para hacerse con el cacahuete fue de nueve minutos. Pero una vez descubierto el truco los orangutanes demostraron una notable rapidez. Al cabo de diez intentos ya sólo necesitaban treinta segundos para hacerse con el cacahuete.
Esta investigadora se muestra muy sorprendida por los resultados porque, según ella, tampoco está claro que los humanos de una oficina llegaran a la misma solución en menos tiempo.
No se sabe aún si los orangutanes escupen un poco de agua, ven el efecto de subida de nivel y deducen por extrapolación la solución al problema o si desarrollan la solución completamente desde cero. Para averiguarlo esta investigadora planea realizar el mismo experimento con un tubo opaco, si aun así resuelven el reto significaría que imaginan y visualizan el proceso entero antes de llevarlo a cabo.

Artículo original:
Mendes, N., Hanus, D. & Call, J. Biol. Lett. doi:10.1098/rsbl.2007.0198 (2007).

Referencia: Vídeo (asombroso).

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

5 Comentarios

  1. lluís:

    De acuerdo con lo que se dice en el artículo, las conclusiones (y los interrogantes) suenan lógicos. Pero creo que esos orangutanes, de algún modo, podrían haber imaginado que su actuación para atrapar el cacahuete era precisamente esa y no otra. Deberían de haber intuido que el agua es capaz de sostener flotando un cuerpo sobre la superficie del dicho fluido, y que su acción de escupir agua haría elevar su nivel hasta alcanzar un nivel “crítico”. ¿Es posible que una acción a ciegas hubiera resultado tan consistente? No me imagino arañando el aire con los dedos la mano para tratar de oír el sonido de una guitarra.

  2. emilio:

    Repito un post:
    Ahora que venga Gustavo Bueno a decir que el proyecto gran simio es una tontería.
    Ya no es que tengan sentimientos, ética, si no que tienen pensamiento abstracto.
    Y si los entrenas en lenguaje de signos: cuentan chistes y mienten. Es un experimento de los años 60.
    Así que deberíamos ser un poco más considerados con los derechos de los animales.

  3. Ruben:

    En estas investigaciones lo único que se encuentra es lo que se busca, porque un mono que resuelva un problema que se le ponga delante no significa o no es una prueba de que haya llegado a entender el porque del resultado. Los humanos hemos demostrado mucho más sin que se nos ponga forzosamente un problema con todos los ingredientes para resolverlo.

  4. Ruben:

    ¿El hombre desciende del mono o desciende hacia el mono?

  5. Juan E. Díaz:

    EFECTIVAMENTE, los orangutanes son igual de inteligentes que los humanos en algunas funciones, como memoria mecánica, inteligencia intuitiva sensomotriz (práctica) y otros juegos cognitivos CONCRETOS. La diferencia está en un sofisticado sistema de signos lógico o abstracto, ahi su capacidad, si bien similar a la de un niño, aparece como bastante discreta.
    Lo que me sorprende no es eso, sino que sean capaces de auto-consciencia y discernimiento, aparentemente voluntario, de acciones conativas.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.