NeoFronteras

Buscando ET por contaminación lumínica

Área: Espacio — lunes, 7 de noviembre de 2011

En teoría se podrían encontrar otras civilizaciones extraterrestres buscando la luz artificial que podría emitir durante la noche.

Foto

No es ningún secreto que el proyecto SETI y otros similares que se dedican a la búsqueda de señales de radio o láser procedentes de hipotéticas civilizaciones extraterrestres han fracasado hasta el momento.
Esos alienígenas avanzados avanzados deben emitir en nuestra dirección y nosotros escuchar justo en el momento adecuado para poder tener éxito en este tipo empresa. La tarea es muy difícil, incluso si tales civilizaciones realmente existen y quieran comunicarse con los demás. Por eso se están proponiendo otros sistemas para encontrar esas posibles civilizaciones. Es una tarea con muy pocas posibilidades de éxito, pero, indudablemente, la detección de una de estas civilizaciones supondría un cambio en la percepción de nuestro lugar en el Universo. Algo que filosóficamente tendría un impacto tremendo.
La última propuesta al respecto parte de Avi Loeb, del Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics, y Edwin Turner, de Princeton University. Estos investigadores proponen que se busque la luz emitida por las ciudades de esas posibles civilizaciones técnicas avanzadas. Esta propuesta, al igual que el proyecto SETI, parte de la idea de que en esos planetas se usaría una tecnología muy similar a la terrestre. Así que tendrían iluminación artificial que usarían durante las horas de oscuridad y parte de esa luz escaparía al espacio exterior. Según nuestra tecnología ha ido avanzando, hemos ido cambiando la tecnología de emisiones de TV hacia el cable o la fibra óptica y hemos sido menos detectables por unos supuestos alienígenas, pero por otro lado hemos ido llenado el planeta de más y más luces. Es posible que a otras civilizaciones les haya pasado algo parecido.
El problema, obviamente, es distinguir esta luz artificial de la inmensa luz de la estrella a la que orbite el planeta o la que refleja el propio planeta. Loeb y Turnes sugieren que se mire a los posibles cambios de la luz recibida de esos exoplanetas (que todavía no podemos ver de ninguna manera) según se muevan alrededor de su estrella.
Según orbiten a su alrededor, y bajo nuestro punto de vista, el planeta presentará fases similares a las de la Luna (o a las de Venus y Mercurio). Pero habrá más luz artificial en la parte oscura si hay civilizaciones avanzadas en él, así que, en teoría, se podría inferir la emisión de esa luz porque el patrón sería distinto al de un planeta sin ciudades, ya que la variación del flujo total de luz es distinta. Además la luz artificial basada en la incandescencia, fluorescencia o LED tiene propiedades espectrales distintas a las de una estrella.
Lo malo es que la cantidad de luz artificial nocturna tiene que ser comparable a la que se emita reflejada durante el día.
Para esto se necesitaría una generación de telescopios que no tenemos aún, pero la técnica ya se podría poner a prueba o calibrar con objetos dentro de nuestro sistema solar. Los mejores telescopios del momento podrían detectar la luz emitida por una ciudad como Tokio si ésta estuviera a 50 UA, en objetos del cinturón de Kuiper, como Plutón o Eris. Una vez perfeccionada esta técnica se podría aplicar a posibles exoplanetas de tipo rocosos en otros sistemas solares.
Estos investigadores también proponen la descabellada posibilidad de que alguna civilización se hubiera asentado en el cinturón de Kuiper y usara iluminación artificial. Si tal civilización existiera (una posibilidad remotísima) ya la podríamos detectar.
A estas alturas la empresa de buscar otras civilizaciones necesita desesperadamente de nuevas ideas. En NeoFronteras vimos hace poco algunas de ellas proporcionadas por Paul Davis. Esta propuesta es una más, pero con pocos visos de poderse realizar.
Por otro lado, no deja de ser absurdo que una hipotética civilización “avanzada” desperdicie energía arrojándola al espacio como hacemos nosotros. Una costumbre que, por cierto, está acabando con la posibilidad de ver las estrellas (o de hacer astronomía) en muchos sitios de la Tierra. Debido a esta contaminación lumínica muchos niños ya no conocen la Vía Láctea.

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=

Fuentes y referencias:
Nota de prensa.
Artículo en ArXiv.
¿Resuelta la paradoja de Fermi?
Más sobre la paradoja de Fermi.
Otra solución a la paradoja de Fermi.
Otras formas de buscar alienígenas.
Foto: NASA.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

5 Comentarios

  1. Ramanujan:

    Me parece asombroso la cantidad de medios que se permiten en EE UU y les hace estudiar y publicar sobre cuetiones tan endebles. Ni científicamente ni tecnológicamente tiene este asunte mucha base. Se fundamenta en la tesis de que en un entorno relativamente cercano, para que sea factible, existe vida y además vida inteligente y además que ha alcanzado el nivel para crear civilizaciones tecnológicas Y esto cuando aún no se ha detectado ningún planeta similar a la Tierra, solo algunos denominados “supertierras” que tienen características diferentes. Seguramente puede que encontremos algún día vida de algún tipo, pero el salto a civilizaciones tecnológicas y además en un entorno relativamente cercano me parece una suposición que hoy por hoy no tiene ningun punto de apoyo, como para enredarse en buscarlas.

  2. Miguel Angel:

    Estimado Ramanujan:

    No te falta razón en lo que expones. Como no tenemos mas ejemplos de vida que la de nuestro propio planeta, solemos ser poco originales y nos da por imaginar que si hay una posible “vida inteligente” va a comunicarse con ondas de radio (a la misma frecuencia que nosotros, claro), o que van a iluminar su planeta o que van al fútbol los domingos a descargar su frustración con el árbitro y los jueces de línea.

    Es muy interesante la foto, confirma lo que se suele decir por aquí de que somos muchos y gastones. Además vivimos muy preferentemente en las costas, que es donde hay mayor probabilidad de catástrofes.

    Podemos plantearnos mejorar estos aspectos y querer es poder.

    Saludos/abrazos

  3. Ramanujan:

    Hola, Miguel Angel. Pues la foto que tanto te gusta la tuve yo hace años como protector de pantalla, con la particularidad de que reflejaba, quitadas las nubes, las zonas de noche y de día de la tierra y la zona de sombra se movía hacia la izquierda, tal como ocurría en la realidad. No sé si todavía estará por ahí en la red. Yo me la descargué, creo, de “softonic”.
    Saludos

  4. tomás:

    Absolutamente de acuerdo con la crítica de Ramanujan y Miguel Amgel a las cuales, me sumo. Por otra parte considero del todo insuficiente la investigación de las inteligencias y culturas que nos acompañan, que nos son coetáneas y estamos aniquilando. Me refiero a bonobos, chimpancés, orangutanes, delfines, pulpos, etc. Bueno, los pulpos parece ser que no pueden acceder a una cultura, pero su inteligencia y otras facultades deben ser asombrosas. La investigación sistemática de esto sería infinitamente más barata y útil que la búsqueda espacial o, al menos, no es incompatible y resulta más urgente. Además eso serviría como entrenamiento para el caso, prácticamente imposible -según mi opinión- de contactar con los supuestos ETs.
    Saludos.

  5. NeoFronteras:

    Vamos a ver:
    Esta “investigación”, como mínimo, es hiperoptimista. Y que haya civilizaciones en el cinturón de Kuiper es casi descabellado.
    Escribir uno de estos artículo es a coste cero y nadie le pagan por ello. Es el típico trabajo que dos amigos han usado para divertirse un poco, ya que el resto de su trabajo probablemente es rutinario y poco emocionante.
    Pero este tipo de investigación permiten meditar sobre este tema y pensar sobre el “estado del arte” en tecnología astronómica.
    Sobre si hay o no hay civilizaciones extraterrestres la única manera es tratar de buscarlas, se encuentren o no. Es la única manera, todo lo demás son opiniones.
    Y, como opinión, posiblemente la abundancia de tales civilizaciones es muy escasa, porque de otro modo ya sabríamos de ellas.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.